Ligando por Internet: Algunos consejos

Con la llegada de internet absolutamente todos los aspectos de nuestra vida cada día se han revolucionado. Todo. Incluso el amor.

O bueno, más que el amor, las conformas de encontrarlo.

Decenas de páginas webs de contactos están a tu disposición para localizar el amor de tu vida.

Muy probablemente conozcas algún amigo/a que haya famoso a alguien singular por medio de la red y hasta es demasiado posible que tú mismo seas uno de ellos.

Webs de contactos hay muchísimas, en exceso semejantes y en exceso diferentes entre sí. Las hay más pudorosas y las hay más (permítanme la licencia) del género ‘aquí te pillo, acá te mato’, más de citas sexuales, vamos.

Sin embargo, si tomamos la decisión de crear una parte de alguna de ellas, no dejes de atender a ciertos consejos que dan los profesionales.

LA MENTIRA

Los especialistas animan a que los navegantes no concedan el lucro de la duda a absolutamente nadie. O lo que es lo mismo, si algún perfil con el que uno entra en contacto genera dudas o sospechas de algo, es mejor descartarlo. Muchísimos aprovechan el anonimato del que se goza en internet para ello.

De absolutamente todas conformas, se puede tratar de mentiras de adorno. Es decir, alguien que se quite unos kilitos, se ponga un poquito de altura, se quite un par de años… Este género de ‘mentirijillas’ será demasiado difícil detectarlas en un perfil si son de carácter leve, aún cuando este perfil disponga de fotografía.

Es habitual que, al principio de entrar en contacto con un perfil, recelemos de dar cierta información más con la confianza estos datos irán poquito a poquito fluyendo. Esto sí, hay personas absolutamente herméticas de las que no consigues sacar nada ‘ni con sacacorchos’, demasiado susceptibles asimismo de ser perfiles descartados.

LA Fotografía

La fotografía en un perfil es de una magnitud capital más además un tema en exceso delicado. La superior una parte de las veces, gracias a la fotografía iniciamos un contacto con otro perfil, es lo primero que entra por los ojos.

Más las fotografías son delicadas, decíamos, por el hecho de que pueden ser ‘robadas’ por otros usuarios para cualquier fin. Existen el casos en los que alguien se ha hallado un perfil con una fotografía propia, es decir, gente que te suplanta la identidad o que usa tus fotografías como propias. Lo difícil de este tema es enterarse más si lo haces, es probable denunciar a la Poli.

Depende del lugar página web que estás usando, las fotos pueden ser de un género o de otro. Nos referimos a que hay páginas que no permiten fotosgrafías de género sexual y otras en las que absolutamente todos muestran sin pudor sus atributos sexuales. Escoge bien qué deseas enseñar en función de lo que buscas: ¿sexo ocasional o una relación ‘seria’?

Una fotografía en exceso retocada, en exceso profesional, como si uno fuese un modelo, puede llegar a ser contraproducente por el hecho de que puede dar la impresión de que uno no es genuino o cercano y muchísimas veces se gana más con una fotografía espontánea, sin poses ni ‘modelitos’, que refleje lo que uno es.

ADICTIVAS

Las páginas web de contactos pueden llegar a ser bastante adictivas por el hecho de que son demasiado fáciles. Es decir, es más fácil relacionarte con alguien por medio de un chat que en el cara a cara, incluso con numerosas personas a la vez, por lo que puede llegar a ser obsesivo y pasar de dedicarle unos minutos a dedicarle horas y horas al día. Hay que controlarlo muchísimo. Aparte, como en el planeta real, puede generar emociones como los celos, la envidia, la venganza… Por esto hay que mantenerse con los pies en la tierra y romper la comunicación a tiempo con quien muestre estos sentimientos con uno mismo o al contrario.

EL RITMO

Cada uno tiene un ritmo diferente en eso de los contactos on-line. Hay gente que va bastante deprisa y a las primeras de cambio está enamoradísimo de ti y ya te quiere conocer en persona, o gente que tarda mucho en decidirse a quedar. Halla alguien que te haga sentir cómodo, que se adecúe al tu ritmo. No hay que dejar que ninguna persona te presione y no ofrezcas datos que verdaderamente no quieras dar. Los ritmos muchísimas veces se aceleran sin darse uno cuenta de ello.

Por esto es simple que uno se haga castillos en el aire y rápidamente se monte un futuro idealizado ya que es simple ‘colgarte’ de un perfil con una fotografía que te agrada y de alguien con quien has congeniado de primeras. Una relación lleva tiempo, hay que tenerlo en cuenta.

EL NÚMERO DE TELÉFONO

El número de teléfono es un dato bastante delicado y hay que estar demasiado seguro en el momento de revelarlo. Es mejor primero comunicarse por medio de otras vías como el e-mail y con el tiempo, ya el teléfono, pese a que con la llegada del Whatsapp, dar el número de móvil se ha vuelto la cosa más normal del planeta.

Sin embargo, muchísimos usuarios de webs o apliaciones de contactos cuentan que han tenido que llegar a cambiar de número por culpa de otros usuarios que les molestaban o por el hecho de que sencillamente el número estaba en poder de decenas de ellos que no dejaban de insistir. Puede ser demasiado enojado y dañino si se ha comenzado una relación seria.

PAGINAS PARA LIGAR

Bien, tras tener claro estas cosas ahora viene un punto no menos importante, ¿qué página de contactos elegir? Existen muchas y hay que comparar antes de registrarse en cualquiera para comprobar que no es de muy buena calidad o no tiene perfiles, por ello te recomiendo documentarte y leer análisis y opiniones de cada una de ellas antes de registrarte. En esta web: www.paginasparaligar.com tienes una lista de páginas de contactos para ligar, cada una con su descripción y su análisis.

LA CITA REAL

Cuando dos usuarios deciden quedar, es fundamental que los dos hayan sentado las bases antes de lo que cada uno busca con la cita. Sexo, posible relación, simple y llanamente charlar… si uno de los dos no lleva las mismas intenciones que el otro, la cita estará abocada al fracaso por el hecho de que uno de los dos habrá quedado insatisfecho o no habrá visto colmadas sus expectativas.

Signos para detectar una relación tóxica

Antes de mostrarte los 5 signos para dejar a un hombre, sentemos una base. Por poquita experiencia que tengas con los muchachos, estoy convencido de que ya has descubierto algo:

Si tu príncipe existe, se esconde en un tumulto de “ranas”.
Y, aparte de provocar un estruendo ensordecedor, algunas de ellas son adhesivas. Por esto, al menor descuido pueden quedarse pegadas a ti —o tu a ellas— por muuuucho tiempo.

La más importante moraleja del cuento es esta:

Besar demasiado a una rana te complicará conocer a tu príncipe.
Precisas este tiempo, esta energía y —llamémoslo así— “frescura emocional” para advertir, atraer y también enamorar al hombre de tus sueños.

¿Estamos? En eso hay competencia, amiga. Y…

…mientras tú mismo te desgastas con esta rana, otras chicas están haciendo mejor que tú mismo su trabajo.
Y luchando como leonas por su felicidad.

Por lo que me da igual que sigas con este hombre que no te conviene por amor, pasión, pereza, pena, temor o inseguridad:

Si este hombre no te conviene, debes dejarlo cuanto antes.
¿Y por qué no te conviene? Esencialmente porque:

No está preparado para tener una relación contigo (aunque percibas “potencial” en él).
Va a fastidiarte la vida (lastrándote, maltratándote, limitándote, frustrándote o cualquier otro “…ándote” habitual de una relación tóxica).
¿Que continuamente terminas con personas autodestructivas que tienen el hábito de echar a perder sus posibilidades y la de la gente a su alrededor?

Dinámicas Sociales (cómo ligar) – Amor tóxico (Dejar a un hombre – 5 Signos de que no te conviene) 002
Hay quien se autosabotea sin más y quien recurre a la justificación de otra persona para hacerlo…
Pues quizá necesites un poquito de autocrítica honesta y preguntarte si no serás tú mismo la que no se está queriendo lo bastante. En mi libro Psicología del Éxito te doy las claves para iniciar a amarte y dejar de dar un abrazo esta forma de autosabotaje llamada “excusarse en los que lo hacen peor que yo”.

¿Que resulta que experimentas una marcada preferencia a enamorarte del potencial de un hombre más que de lo que puede ofrecerte en su situación actual?

Bienvenida al club. Le pasa a muchísimas más. Más, como te afirmo siempre…

…no tomes a un gorrión por un canario.
Quizá algún día este pajarillo está sintiendo las alas, más —al menos de momento— precisa sobrevolar. Y, si tú mismo te empeñas en no verlo, lo único que vas a hacer es mutilar las tuyas.

Por eso…

…afronta la realidad y sé valiente.
Una vez tomes esta decisión, te resultará muchísimo más simple advertir los cinco signos de que debes dejar a un hombre y que te debotallado en el vídeo. A modo de chuleta, te recuerdo que eran:

No hace planes de futuro (o los hace solo de forma manipuladora y calculada)
No cuida de los suyos (su familia, su progenitora, sus amigos, sus mascotas…)
No tiene un rumbo en la vida y duda sin cesar sobre lo que quiere (contigo le pasará igual).
No activas su instinto protector (¿te ve como “su nena vulnerable” o se la trae al pairo lo que te pase?)
No intenta influirte en lo que él piensa que es fundamental (valores, proyecto vital, etc.)
Por supuesto, hay muchísimos otros signos y señales de que este hombre no tiene madera de colega potencial, más estas cinco “alarmas” te irán a ayudar a cobrar conciencia de otras.

Cualquiera de ellas puede ser bastante para considerar a este muchacho con el que llevas poquitas semanas o meses como una súper rana en potencia a la que no deberías dedicar años de tu vida.

Dinámicas Sociales (cómo ligar) – Amor tóxico (Dejar a un hombre – 5 Signos de que no te conviene) 003
No hay nada de muy malo en “besar ranas” continuamente que las detectes a tiempo…
Si charlamos de múltiples de estos signos, te adelanto ya que…

…le estás dedicando a una rana el tiempo, energía y emociones que deberías reservar para tu príncipe.

Perdiendo el miedo a hablar en público

1. Plantea tus objetivos

Para asegurarte de que tu exposición es efectiva, el primer paso es tener claro cuál es tu objetivo. Por tanto, pregúntate: ¿por qué y para qué voy a dar esta charla? ¿Que pretendo que la audiencia saque de esto?

2. Conoce tu audiencia

¿Qué público te estará escuchando? ¿Qué nivel de conocimientos esperas que tengan respecto al asunto del que vas a hablar? ¿Qué piensas que esperan de ti?

3. Estructura tu exposición

Determina la duración de la charla. Parte el tiempo en numerosos segmentos y dedica cada uno de ellos a charlar de un asunto específico. Por ejemplo, la primera parte podría estar dedicada a la introducción, en la que aportas una visión general del asunto que vas a exponer, haces un breve resumen y explicas qué pretendes conseguir con tu charla.

En cada uno los segmentos restantes tratas los múltiples temas que tienes preparados.

Cuando hayas expuesto absolutamente todos los segmentos de que consta tu exposición, dedica unos minutos a las conclusiones que pueden derivarse de ella. La introducción y la conclusión son las partes más trascendentales del discurso y las que más se recuerdan, de modo que has de procurar que tengan el superior impacto.

4. De qué manera conseguir impacto y claridad

Procura que tu exposición sea corta y fácil. El público no recordará todo cuanto has expuesto; por tanto, céntrate en los puntos más importantes y haz un breve resumen recordando las ideas más trascendentales tras cada segmento. Recuerda que cuanto más larga sea la exposición más probabilidades existe de que resulta aburrida.

Por tanto, los puntos más importantes de la estructura de la exposición son estos:

Explica de qué vas a charlar.
Explica los puntos más importantes, de manera clara y concisa.
Haz un resumen de lo que has dicho.

5. Ensaya.

Aún cuando no es preciso que memorices toda tú mismo exposición, sí es conveniente que estés bien preparado y conozcas en profundidad el asunto del que vas a charlar. Ensaya toda la exposición numerosas veces. Cuanto más ensayes más seguro te sentirás, más no te obsesiones ni estés buscando la perfección.

Si es probable, haz los ensayos con audiencia (familiares, amigos, etc.). El ensayo puede servirte igualmente para saber si hay lagunas en tu conocimiento que te impidan exponer alguna idea con claridad. Ten presente que si no conoces bien el asunto, te será más difícil exponerlo.

Cuando estés nervioso o tengas dudas, céntrate en tu propósito (el que has definido previamente) y ayuda a tu audiencia a comprender el mensaje.

¿Qué porcentaje de nuestro cerebro utilizamos?

La idea de que el ser humano solo usa el 10 % de su cerebro es una idea en exceso extendida entre la población general. Más, ¿es esta idea cierta?

El cerebro humano es tremendamente complejo y, pese a de los avances de la ciencia, sigue siendo un misterio en su superior parte, pues son todavía muchísimas las preguntas que quedan sin contestación respecto a su funcionamiento y capacidad.

Sin embargo, la idea de que una persona use tan solo el 10 % de su cerebro es tan absurda que resulta extraño que esté tan extendida. Hay quien tiene en cuenta que es una idea que procede de una malinterpretación de las palabras del sicólogo William James, quien expresó que “usamos solo una pequeña buena parte de absolutamente todos nuestros posibles recursos mentales y físicos”. Otros creadores estiman que procede de Einstein quien, presumiblemente, usó esta idea como explicación de su propia capacidad. Sin embargo, aparenta que la auténtica explicación podría estar en el hecho de que las neuronas solo constituyen el 10 % de las células del cerebro. El resto son células gliales.

Lo cierto es que simplemente en ciertos instantes del día, como cuando estamos descansando sin hacer nada, podemos estar usando tan solo un 10 % de nuestro cerebro. En general, usamos todo el cerebro (aunque no necesariamente absolutamente todas las áreas cerebrales al tiempo) y la superior buena parte del cerebro está activo casi todo el tiempo. Ten en cuenta que el cerebro pesa tan solo un 3% del peso del cuerpo de una persona y, sin embargo, consume el 20 % de la energía del cuerpo; eso nos da una idea de lo muchísimo que este misterioso órgano trabaja día y noche.

Aún cuando es cierto que no absolutamente todas las áreas cerebrales están activas a la vez, las técnicas de imágenes cerebrales muestran que, al igual que los músculos del cuerpo, la mayor parte de las áreas están sin cesar activas durante las 24 horas del día. Es decir, a lo largo del día, has usado el 100 % de tu cerebro (incluso aquellos a quienes les aparenta que no ha dado muchísimo de sí). Todavía durante el sueño, áreas como la corteza frontal (que controla el pensamiento de nivel mayor y la conciencia de uno mismo) o áreas somatosensoriales (que echan una mano a las personas a ser conscientes del ambiente en que están) están activas.

Hasta una simple tarea como prepararte un vaso de leche por la mañana para desayunar activa áreas como los lóbulos occipital y parietal, áreas motoras y sensoriales, los ganglios basales, el cerebelo y la corteza frontal.

El misterio de las células gliales

Bien que sabemos que sí usamos todo el cerebro, no está tan claro de qué manera lo hacemos o de dónde procede la conciencia o cuál es la auténtica función de las células gliales, que componen el 90 % de las células del cerebro y de las que, en realidad, se sabe bastante poquito. De hecho, si bien durante muchísimo tiempo se consideró a las células gliales como una mera estructura de soporte de las neuronas (a las que se consideraba el auténtico origen del pensamiento), hoy en día se piensa que estas células, específicamente un género de células gliales llamadas astrocitos, pueden estar implicadas en el pensamiento, la imaginación y la creatividad. De hecho, ya se ha demostrado que los astrocitos se comunican, envían información a las neuronas y liberan neurotransmisores.

Conforme explica el neurocientífico Andrew Koob, creador del libro “The Root of Thought”, en la revista Scientific American, “es obvio que los astrocitos están implicados en el procesamiento en la corteza cerebral, más las preguntas más importantes son: ¿proceden nuestros pensamientos e imaginación del trabajo conjunto entre astrocitos y neuronas o están solo bajo el dominio de los astrocitos? Tal vez el papel de las neuronas sea solo el de apoyar a los astrocitos.”

Por tanto, aquellos que estaban pensando que algún día surgiría un fármaco milagroso que ayudaría a las personas a usar el 100 % del cerebro y sus mentes se abrirían a un planeta de infinitas posibilidades, no tendrán más remedio que dejar de soñar. Ya usamos el 100 % de nuestros cerebros y no van a dar más de sí. Por lo que más vale que comencemos a usarlos más y mejor.